Por Peña Mancero Abogado y Felipe Gómez

El pasado 27 de julio de 2018 se radicó ante el Congreso de la República un proyecto de ley que busca la prohibición de la exploración y explotación de yacimientos no convencionales de hidrocarburos en Colombia.

El proyecto de ley presentado por el Senador Juan Samy Merheg Marún cuenta con tres artículos, que además de prohibir la utilización del fracturamiento hidráulico (fracking) para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales en el país, suspende las licencias de exploración y los planes pilotos que extraen hidrocarburos con esta tecnología.

Es preciso recordar que la extracción de estos yacimientos no convencionales se realiza a través de la técnica que busca prohibir el proyecto, llamada fracturación hidráulica o  estimulación hidráulica (fracking por el término en inglés) que posibilita y aumenta la extracción de gas y petróleo del subsuelo.

Esta técnica entró dentro del radar normativo y ambiental  del país desde la promulgación del documento CONPES 3517 del año 2008, en la que el Consejo Nacional de Política Económica y Social aprovechó la oportunidad para pronunciarse al respecto con miras a evaluar el potencial que Colombia tenía en esta materia.

Por yacimientos no convencionales, según el Decreto 3004 del 2013 en su artículo 1, se define que son:

 “(…) la formación rocosa con baja permeabilidad primaria a la que se le debe realizar estimulación para mejorar las condiciones de movilidad y recobro de hidrocarburos. Parágrafo. Los yacimientos no. Convencionales incluyen gas y petróleo en arenas y carbonatos apretados, gas metano  asociado a mantos de carbón (CBM), gas y petróleo de lutitas (shale),hidratos de metano y arenas bituminosas”.

La prohibición que busca implementar el proyecto de ley es evitar la utilización de este tipo de procedimientos y sus posibles riesgos para subsuelo colombiano.  Dentro de los riesgos estimados más importantes en la utilización del fracturamiento hidráulico como técnica de extracción de hidrocarburos no convencionales se destaca la posible contaminación de aguas subterráneas, la afectación de fuentes hídricas, el riesgo geológico causado a raíz de la fractura en zonas identificadas como vulnerables, a la salud y vida de las personas, en general.

En consecuencia, el proyecto también prohíbe expresamente en el artículo 2 a las autoridades gubernamentales que tengan competencia en el tema, abstenerse de suscribir contratos, expedir títulos mineros, permisos y licencias ambientales para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales, cuya extracción implique la utilización del fracturamiento hidráulico –fracking. Actualmente las licencias ambientales se establecen para la exploración y explotación de hidrocarburo sin hacer distinción de si se trata de convencionales o no convencionales.

Por otra parte el proyecto de ley dejaría sin efectos a la resolución 90341 del 27 de marzo del 2014, expedida por el Ministerio de Minas y Energía que establece los “requerimientos técnicos y procedimientos para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales con excepción de las arenas bituminosas e hidratos de metano, con el fin de propender que las actividades que desarrollen las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas, garanticen el desarrollo sostenible de la actividad industrial”.

Paralelamente a este proyecto de Ley existe otro proyecto de ocho artículos promovido por la Alianza Colombia Libre de Fracking, quienes también buscan que el país inicie una transición para que no se usen combustibles fósiles, en un plazo de 15 años, además de la prohibición de la exploración y explotación de yacimientos no convencionales.

En consecuencia y frente a este panorama normativo es vital que cualquier proyecto relacionado a licenciamientos ambientales para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales sea evaluado y analizado rigurosamente desde su sustento técnico y legal.