fbpx

Por Peña Mancero Abogados y Felipe Gómez

Un proceso de aproximadamente cinco años de debate en torno a la expedición de un nuevo código aduanero se logró materializar el día 7 de marzo, cuando el Gobierno Nacional expidió el nuevo Estatuto Aduanero (Decreto 390 de 2016), el cual implica un cambio de paradigma que busca armonizar y modernizar la normativa aplicable al comercio internacional colombiano, con las disposiciones internacionales sobre la materia.

La nueva herramienta transformará el comercio exterior de Colombia y optimizará las operaciones comerciales en el exterior, poniendo en las manos de los empresarios herramientas que ayudarán a mejorar la competitividad del sector privado.

Se trata de un ejercicio hecho conjuntamente con el sector privado que traerá grandes avances, por ejemplo, para permitir movilizar más rápidamente a las empresas sus mercancías de exportación e importación, lo que también reducirá los costos de comercialización, mejorando la fiscalización y vigilancia para combatir con más fuerza el contrabando.

¿Cuáles son las ventajas del nuevo estatuto aduanero?

  1. Un Sistema de Administración de Riesgos: A través de este nuevo sistema se facilitarán las operaciones de comercio exterior sin afectar el control que se realizan sobre ellas.
  2. Mejoramiento de logística del comercio exterior: a través de una mejor movilización de carga que ingresa o sale del país, , utilizando varios modos como el fluvial, férreo, terrestre, aéreo y marítimo se desarrollará una mejor logística de transporte en el país
  3. También se contempla la posibilidad de declaración anticipada, sin esperar a que esté la mercancía en el sitio, lo cual simplifica y agiliza el trámite para autorizar dichas operaciones.
  4. Control de la mercancías durante el transporte, a través del uso de dispositivos electrónicos de seguridad
  5. La figura de zonas de control comunes a varios puertos donde estarán las autoridades aduaneras.
  6. Facilitar y disminuir los costos de formalización aduanera, como el pago electrónico obligatorio, desaduanamiento abreviado, uso de equipos de inspección no intrusiva y ajustes en el procedimiento de desanuadamiento.
  7. Fiscalización, se busca propiciar el cumplimiento voluntario de las obligaciones, a través de la gestión persuasiva, contrarrestar el fraude, el comercio ilícito y la violación a los derechos de la propiedad intelectual.
  8. Igualmente, los errores formales en las declaraciones aduaneras no serán objeto de sanción y se establecen causales de exoneración de la responsabilidad, lo que antes no existía.

El nuevo estatuto aduanero es una oportunidad para las empresas, conózcalo aquí e impleméntelo para evitar sanciones.